Cómo comunicarse con los pequeños gamusinos

Hoy va una de batallitas personales:. Mis gamusinos hablan. Mucho. A todas horas. De lo que sea. Los dos. Normalmente los dos a la vez. No puedo decir que no me desagrade, prefiero la verborrea incontenible a que no me cuenten nada de nada ( ya llegarán a los 14, ya!).  Digamos que padecen un exceso de comunicación.

Y este, amigos, es un tema que como aprendiza de gamusina madre me preocupa ( o desasosiega, como diría mi querido Andrés) .

¿Les escucho los suficiente?, ¿lo que me han contado es una preocupación real o una anécdota? ¿¿me comunico bien con ellos??

Yo intento escucharles (imposible no hacerlo), comprenderles y apoyarles.  A veces es difícil.
También trato de animarles a superar retos y miedos y todas esas cosas pero, por si sirve de ayuda , hoy me he encontrado con una lista de consejos que ha elaborado la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) que me ha parecido muy interesante y quiero compartirla aquí por si a alguien le es de utilidad. A mi me parece que están muy bien.

Cuando nos comunicamos, a menudo, trasladamos sin darnos cuenta nuestras propias expectativas, prejuicios y estereotipos, y si no cuidamos dicho proceso, aspectos tan determinantes como la autoestima, el autoconcepto, la motivación y la autoeficacia de los niños y adolescentes pueden verse afectados. 

Ten cuidado con lo que les dices. Debemos ser conscientes de que nuestras palabras tienen mucho poder en las personas, a veces incluso más que la fuerza, por lo que si no las usamos de forma adecuada podemos hacerles mucho daño.

Evita prejuzgarlos. Muchas veces encasillamos a los demás antes de darles la oportunidad de hablar o de actuar. Solemos juzgar y etiquetar prematuramente, y en el caso de los niños esto puede condicionar su comportamiento y producirles unas heridas que pueden quedar abiertas durante muchos años si no cicatrizan a tiempo.

No limites su capacidad. Solemos olvidar que una persona desarrolla su autoconcepto en función de las expectativas que depositan sobre ella las personas de referencia de su entorno. Si desde pequeño transmitimos la incapacidad de hacer algo, es muy probable que acabe pensando que no lo puede hacer.

No tiendas a compararlos con otros niños. Idealizar el comportamiento del hijo que suele comportarse mejor, regañar menos y, en definitiva, tener con él más paciencia que con el que suele portarse peor puede afectar directamente al autoconcepto, la autoestima y el rendimiento de los niños.

Motívalos. Debemos animarlos y motivarlos hacia el aprendizaje, concienciándolos de la importancia que tienen los estudios y elogiando sus capacidades. Si el niño se siente capaz de hacer algo y además siente interés por conseguirlo, actuará de forma motivada y será más probable que alcance sus metas.

Ayúdalos a desarrollar su imaginación. Este punto requiere un cierto aprendizaje. No podemos pedirles, si nunca lo han hecho y nosotros no les hemos enseñado, que lo hagan de la noche a la mañana. Para ello, desde pequeños, debemos enseñarles a enfrentarse a sus obligaciones como si fuera un juego, algo divertido.

Incentívales la curiosidad por las cosas. Si favorecemos el aprendizaje a través de un ambiente estimulante, que nos resulte atractivo e interesante, es más probable que el niño quiera aprender. Para ello debemos implicarnos en la actividad y transmitirles de una forma activa y con entusiasmo que son ellos quienes deben resolver la cuestión, los que deben pensar razonadamente. Sólo así conseguiremos que se involucren en lo que les estamos pidiendo.

Muéstrales empatía. Hay ciertas etapas en que los niños y adolescentes se muestran disconformes en muchas situaciones. Dedicar un cierto tiempo a comprenderlos y entenderlos es imprescindible para solucionar posibles conflictos.

Practica la escucha activa. No debemos olvidar que en estas etapas tienen una necesidad inmensa de ser y sentirse escuchados. Debemos demostrarles que realmente los estamos escuchando y que nos interesa lo que nos tienen que contar. Darles conversación, escucharlos e interesarnos por lo que les pasa y lo que les gusta es algo fundamental.

Anuncios

Un comentario en “Cómo comunicarse con los pequeños gamusinos

  1. Es muuuuuuuuuuuuy difícil y más cuando hay tantas cosas que nos limitan a la hora de hablar; si esto está bien, si les dice algo que pueda condicionarles, si se pueden sentir menospreciados, etc. etc., etc. Es verdad que todos los días intentamos escuchar, animar, incentivar pero madre mía…esto es una preocupación constante…lo estamos haciendo bien? Un besote y gracias por compartir. Andreína

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s