Educar en el esfuerzo

Una de las cosas que más me preocupa a la hora de educar a mis hijos es el compromiso con el esfuerzo. Con conseguir las cosas paso a paso y dedicar un rato cada día a ver cómo poder mejorar.

f9932619ec008f53258c71548b70304f

Hoy en día todo tiene que ser automático, rápido y casi sin reflexión por eso muchos de nuestros hijos abandonan rápidamente todo aquello que no consiguen a la primera.

3ed3dd019862afe7f7cfe6134ac5eb5a

Así que, con el fin de que vean que progresan y consigan cosas por su propio esfuerzo, hace un mes comenzamos a trabajar dos retos que exigen esfuerzo con cada uno de mis hijos. Evidentemente adaptados a su edad.

Con el más pequeño el reto es aprender a abrocharse sólo el cinturón de seguridad en el coche. Puede parecer una tontería pero no sabía hacerlo. Así que ahora, todas las mañanas, no importa lo que tarde, espero a que sea el sólito el que lo haga. Y está progresando y el mismo valora que ya lo consigue antes.

Podéis buscar retos concretos relacionados con la autonomía personal o con una afición por desarrollar.

Con el mayor, como esto está superado le he propuesto algo más lúdico. Le gusta tocar la guitarra pero cuando se le complica, abandona rápidamente así que le plantee que eligiese una canción sencilla con ayuda de su padre y que marcase los tiempos que iba a dedicar semanalmente a trabajar en ella para lograr tocarla. Va más lento que el pequeño pero al menos tiene un reto que afrontar.

Además, ellos son los responsables de hacer su cama antes de ir al cole y de mantener su habitación limpia y ordenada todas las semanas. Las cosas que no sabían hacer, les hemos ayudado y de esta manera colaboran en las tareas del hogar que son de todos.

Creo que es fundamental para ellos mantener la constancia, fijarse metas y valorar como progresan ellos mismos para que sean  jóvenes y adultos comprometidos y responsables.

2409ea841df97777365757621207adea

Animaos a poner metas a vuestros hijos. Os sorprenderá lo que pueden hacer.

 

Ideas para criar hijos comprometidos

Muchas veces, cuando hablamos de educación de nuestros hijos, nos preocupa más la cantidad de cosas que saben, los conocimientos que acumulan muchas veces evaluados al peso y no nos preocupamos tanto por si son o no buenas personas, si saben ponerse en el lugar del otro o si ayudan a los demás.

A mí, el que mis hijos sean buenas personas y buenos compañeros me preocupa por encima de los resultados académicos y es una pena pero en nuestros colegios, con tanto cambio legislativo queda en manos de la buena disposición y tiempo de los profesores.

Hay un montón de iniciativas para que los colegios puedan incorporar en la eduación “formal” aspectos más informales como el sistema de “Aprendizaje-Servicio” que yo voy a proponer a la de ya a los tutores de mi colegio. Y que para funcionar, no depende solo de los profesores y de los niños, depende también de cómo nos involucremos los padres.

alt_aprendizaje_1

En casa hay mil cosas que podemos hacer. Aprovechando que los reyes magos les regalaron unas tablets, aproveché para que las que utilizaban hasta entonces (una vieja mía y una infantil de cuando Nico era más pequeño) y que funcionaban perfectamente, en lugar de quedarse en una caja o armario sin utilizar, donarlas a Juegaterapia. Y que fueran ellos quienes lo hicieran.

Si no conocéis esta organización, os animo a que paséis por su web, os dejo aquí un resumen de lo que hacen

Lo primero que hice fue explicarles que hay muchos niños en hospitales que tienen que pasar allí un montón de tiempo y que a veces no tienen muchos juguetes a mano podían mandarles las tabletas que ya no utilizaban para que estuvieran entretenidos. Les pareció genial. Además, les pedí que escribieran una carta a los niños enfermos para darles ánimos y desearles que lo pasaran un poquito mejor en el hospital con las tablets que les mandaban. También lo hicieron.

Nos acompañaron a recoger los embalajes y a entregarlos. Y es que impulsar la creatividad y mejorar la educación de nuestros hijos está muy bien pero no sirve de nada si no ayuda a criar a ciudadanos responsables e implicados con el entorno. No ha sido ninguna heroicidad, ha sido una acción responsable, una forma de ayudar a alguien que lo necesita sin importante quién sea.

Justo ayer la mamá de uno de los niños que ha recibido la tableta se puso en contacto conmigo para darles las gracias. Nos mandó un mensaje muy emotivo y desde aquí quiero enviarla a ella y a su Duende un abrazo muy fuerte en su recuperación.Por la noche les leí el mensaje y se pusieron muy contentos de haber ayudado.

Y es que un gesto tan pequeño puede cambiar para mejor la vida de otra persona. Y eso es lo que quiero que aprendan como personas. Que tengan la empatía suficiente para ponerse en el lugar del otro y ayudar a cambiar, un poquito, el mundo. Si pincháis en el enlace podréis leer un artículo de Forbes sobre este tema que comparto completamente.

Que, os apuntáis a implicar a los niños en la ayuda a los demás. Seguro que tenéis consolas, tabletas y juegos que vuestros hijos ya no utilizan y que pueden ser el mejor compañero en la recuperación de algún niño enfermo.

un saludo y hasta el viernes