Nuevas formas de estudio: los mapas mentales

Este año, ya en 3º de Primaria el mayor de los gamusinos tiene que estudiar. Hasta ahora, sus deberes (pocos) pasaban por hacer algunas cuentas o ejercicios de repaso (1 ó 2) pero, desde este año, para fijar los conceptos les piden que estudien en casa. Tampoco demasiado, un concepto como mucho.

ALT_MINDMAP_1

Estudiar, salvo que la materia en cuestión te encante, puede ser aburrido y si no cuentas con las herramientas necesarias para fijar los conocimientos más. Por eso, ayer nos pusimos manos a la obra y decidimos aprender a hacer mapas mentales. ¿sabéis lo que es?

Un mapa mental es mucho más ameno que un esquema y ayuda a fijar mucho mejor los conceptos ya que utiliza imágenes. Utiliza la memoria visual que es el lenguaje de nuestro cerebro. Con un mapa mental “traducimos” los conceptos al idioma del cerebro que asocia imágenes con conceptos, así, le damos parte del trabajo ya hecho y ordenado de una manera tan simple que resulta muy fácil de recordar.

¿Cómo funciona?

Lo primero, la base de todo es leer con atención el contenido que tenemos que estudiar para comprenderlo. Si es necesario también podemos subrayar los conceptos básicos que debemos recordar para fijarlos en nuestro mapa.

ALT_mindmaps_2

Nosotros hemos utilizado hojas de papel, lápices y rotuladores pero hay un montón de herramientas gratuitas para hacerlos on line. Hay varios pasos fundamentales:

– Dibuja en el centro de la hoja la idea principal y escribelo (preferiblemente en horizontal) . Nosotros lo hicimos del ojo y sus partes, así que en el medio pintamos un ojo en detalle.

– Desde la idea central sacamos unas flechas que nos ayudan a fijar los aspectos principales de esta idea, en nuestro caso: las partes del ojo. Haz también dibujos para esas ideas.

– Llegados a este punto debemos reflexionar si hay detalles relacionados con las ideas secundarias y, utilizando flechas, puedes conectarlos con las ideas principales de manera que fijen detalles importantes del concepto principal. Las flechas, en la medida de los posible, hacedlas curvas. El cerebro las recuerda mejor.

Hay siete reglas básicas

ALT_MINDMAPS_5
El Gamusino hizo su mapa, me demostró que se sabia las partes del ojo a la perfección e incluso le apetecía seguir haciendo mapas de otros temas. Me ha parecido un sistema muy útil para repasar y fijar conocimientos. Y le encuentro varias ventajas:

  1. Ofrece una visión global de todo el trabajo y permite acumular mucha información de manera resumida
  2. Fáciles de hacer, consultar y memorizar.
  3. Nos permiten localizar rápidamente lo más importante.
  4. Fomentan la creatividad
  5. Mejoran la concentración
  6. Te permite hacerlo a tu manera y con tus palabras

ALT_mindmaps_3

No le dedicamos más de 20 minutos, así que no hay excusa para aprender y compartir cosas con vuestros hijos si además les puede ayudar en su “trabajo” diario.

Si queréis saber más, la definición y la estructura de cómo hacer mapas mentales la popularizó Toni Buzan que tiene un libro específico para enseñar a los niños a utilizar mapas mentales  y ha desarrollado un software que ayuda a la creación de estos mapas.  No es el único, en el link que os he puesto antes hay un montón.

Espero que os sirva y, sobre todo, que nos sirva a todos a utilizar nuevas formas de estudio como los lapbooks de los que ya hablamos en otra ocasión.

Un poco de Mindfulness para los más peques

Buenos días

¿qué tal ha empezado el año? Seguís con los propósitos de año nuevo o ya los habéis abandonado??

Hoy os voy a hablar de un propósito que tengo para mí y para mis hijos y que pasa por aplicar el Mindfulness para la vida cotidiana.

Se trata de poner la atención en el momento presente, en el instante, sin emitir juicios, con aceptación y curiosidad.

¿para qué sirve?

En vez de preocuparnos por aquello que ya pasó, o por lo que puede llegar a pasar en el futuro, el mindfulness nos entrena para responder adecuadamente a lo que está sucediendo en el momento presente. Esto implica ser conscientes de nosotros mismos, de nuestros pensamientos, emociones y sensaciones, tanto como de nuestro entorno.

La meta es, sencillamente, vivir el presente como lo que su propio nombre indica que es: un regalo. Mediante una combinación de técnicas de meditación y conciencia. Esta combinación de ténicas puede hacer que se confunda con la meditación pero no es exactamente los mismo.

El mindfulness no busca un estado de conciencia mas elevado c sino que persigue estar mas atentos y más conectados con nuestro estado presente. Tampoco es relajación aunque a menudo se incluyan ejercicios para conseguirla, y como beneficio extra, se obtenga un mente mas tranquila. Sin embargo la meditación consciente si que es una parte fundamental de mindfulness.

Un poco es avanzar en los ejercicios de yoga que ya hablamos el año pasado y que en mi casa han sido todo un éxito.

Os hablo de esto porque existe estudios científicos que ponen de relieve los efectos positivos en la mente derivados de la práctica regular de la meditación. Reduce la respuesta inflamatoria del organismo frente al estrés , y aumenta la actividad en el córtex prefrontal, el centro del pensamiento abstracto. El resultado es una capacidad mayor de atención, mejor concentración y reducción del estrés, lo cual no solo tiene ventajas obvias a la hora de estudiar, sino sobre todo a la hora de gestionar las pequeñas y grandes frustraciones del día a día.

Qué beneficios tiene

  • Sentir y experimentar mayores niveles de bienestar, sentirse más feliz, calmado y sereno
  • Conseguir las propias metas, siendo más creativos y estando más tranquilos, tanto a nivel personal como académico
  • Mejorar la concentración; en clase, en los exámenes, en el deporte
  • Mejorar la relación con los demás
  • Manejar estados mentales y emociones difíciles, como depresión, ansiedad, miedos, etc
  • Controlar la impulsividad
  • Manejar situaciones estresantes en la vida de los niños y adolescentes, relaciones, alteraciones del sueño, problemas familiares
  • Desarrollar habilidades naturales para la resolución de conflictos e incrementar el sentimiento de empatía y comprensión hacia los demás

¿quien no lo necesita? Seguro que hay muchos días que vuestros hijos no se aguantan ni a ellos mismos y que vosotros habéis tenido un día de perros. Pues hacer juntos ejercicios de mindfulness pueden hacer que las tardes en casa resulten más reconfortantes para todos.

En el caso de los niños se recomiendan ejercicios cortos, de 4 a 10 minutos de duración como máximo, que muchas veces incorporan actividad física, un movimiento, contar en voz alta para ayudarles a concentrarse. Os pongo aquí algunos ejercicios.

TUMBADOS:  Con las manos sobre su tripa y sentir como su vientre se hincha y se deshincha al compás de la respiración. Se puede ayudar al niño contando 1 en cada inhalación y 2 en cada exhalación.
MOMENTO DE TENSIÓN- Cuando detectamos en el niño un momento de tensión, conviene parar y hacer 3 inhalaciones profundas con él.
ANTES DE DORMIR- Ayudar al niño a recordar junto a ti un momento feliz que haya sucedido a lo largo del día.  Es importante dejar que el niño se exprese libremente. Por curioso que nos parezca ese motivo es una manera de gestionar o ponerle nombre a sus emociones.

Para que veáis que esto no tiene edad, he localizado este video para que veáis cómo lo trabajan mindfulness en un colegio con niños de tres años

¿qué os parece? ¿nos apuntamos al mindfulness?