París con niños

Este verano hemos cumplido uno de los propósitos que todos los septiembre he repetido por aquí: hacer un viaje fuera de España con los niños.

La ciudad elegida ha sido parís. Pasamos allí una semana sin pasar por Eurodisney.

Para ellos, toda una experiencia. Para nosotros, revisitar una ciudad con otros ojos y un punto de vista diferente.

Para visitar ciudades de esta dimensión con los niños hay que adaptarse a su ritmo y no querer verlo todo. Pensar que igual estar tres horas en el Louvre no es su idea de disfrutar de las vacaciones así que nuestra opción fue: mucho paseo, callejeo, un par de monumentos emblemáticos y buscar parques y actividades para niños.

La verdad es que Paris lo tiene muy bien montado y hay un montón de parques con actividades para niños. Pero lo que más disfrutaron fue la Cité des Enfants un museo entero pensado para ellos y que hoy os cuento aquí.

pequenos-escritores

La Cité des Enfants es un auténtico museo de la ciencia pensado para que los niños toquen y exploren todo lo que hay en él. Y, frente a los museos de este tipo que hay en España he de decir que todo funciona bien.

Hay experimentos con agua, pueden aprender del espacio, tocar mariposas gigantes, correr los 100 metros y un montón de cosas más.

A mis hijos de lo que más les flipó fue una zona dedicada a la televisión donde podían jugar con distintos cromas o presentar el tiempo.

alt_paris_4-min

Había un estudio donde podían grabar su propio videoclip musical

alt_paris_5-min

Toquetearlo todo y remojarse con los relojes de agua

alt_paris_2-minalt_paris_3-min

Pasamos allí casi 5 horas. Nos llevamos la comida y aprovechamos para hacer un picnic en el exterior y disfrutar del super tobogán que tienen allí. Gratis.

alt_paris_6-min

También, visitar un submarino y utilizar el periscopio

alt_paris_7alt_paris_8

Una visita muy recomendable si vais a visitar Paris con niños dentro de poco.

Otro día os hago un resumen de los sitios que visitamos y cómo nos organizamos.

Post Deco: pon un balcón en tu vida

Los pocos que siguen este blog saben que todos los años por estas fechas, con la vuelta de las vacaciones “re-decoro” o cambio algo de la casa.

Hace dos años fueron las puertas, que pasaron a ser blancas gracias a uno de los proyectos de la casa de las ñapas. El año pasado fue el suelo de la cocina y el baño, que cambiamos con placas vinílicas.

Este año le ha tocado al balcón. Ikea es una mala influencia.

Resulta que nuestra casa tiene dos balcones que dan a una gran avenida. Son minúsculos pero, después de todo el verano desayunando en la terraza decidí que quería guardarme un poquito de verano y aprovechar los útlimos días de calor y hacerlo cuando estuviese también en casa.

Pinterest está llena de imágenes ideales como esta que os pongo aquí debajo así que claro, tenía que intentarlo

b37c276f799c9519a0c6e70d939cebb7

 

La multinacional Sueca es ideal para esto. Así que miré si tenían sillas y mesas que se adaptaran al tamaño microscópico del balcón. Y sí que había.

balcon_4

Se trata de la silla modelo Tarno, que cuesta sólo 10 euros. Quedan justas porque el balcón sólo tiene 50 centímetros de ancho.

Además de las sillas, también buscaba una mesa. Al principio, como sólo voy a salir a desayunar o tomar una cerveza y leer los fines de semana pensé en una de estas

450_1000Y la verdad, aunque es muy chula, pagar 110 € me parecía demasiado. Así que seguimos en Ikea y mira tú por donde, encontramos una que, dada la estructura del balcón, que tiene una plancha de acero taladrada, era perfecto para atornillar. La mesa ASKHOLMEN.

 

balcon_5

Para hacerlo más acogedor, un poquito de césped artificial y una guirnalda de luces led.

somos los únicos del edificio que aprovechamos este mini espacio pero la verdad es que da gusto asomarse. Los niños también se han aficionado a desayunar en él así que dinero bien invertido.

 

balcon_3

¿Tomamos algo en mi balcón? Estáis invitados

balcon_2