Hoy jugamos al Virus

Os voy a contar una cosa: no me gusta jugar a las cartas. Sin embargo, como soy así, contradictoria y veleta, hoy os voy a hablar de un juego que compré este verano después de leer algunas recomendaciones y que la verdad es muy recomendable.

alt_virus_portada

El juego se llama virus. y es, básicamente, un juego de cartas. Uno de los motivos por los que lo compré es porque he descubierto que los juegos de mesa mantienen a mis gamusinos más calmados y es una oportunidad más de aprender con ellos. No llevan muy bien lo de perder, supongo que como casi todos los niños pero la verdad es que con este juego, al resultar tan divertido, no hubo enfandos al termirar y ver quien ganaba.

El planteamiento del juego es curioso: Para ganar hay que lograr construir un cuerpo humano entero y sano. Para evitarlo, el resto de jugadores pueden infrectarlo con virus. Cada organo infectado con dos virus, se tiene que retirar. También hay medicamentos para inmunizarte o curar la infección y otra serie de cartas que te obliga a realizar transplantes, etc.

alt_virus_2

Como os decía, a mí me resultó ameno y eso que no soy muy y a los niños les encantó. Aunque está recomendado para niño a partir de  8 años, la verdad es que Mateo nos dio una paliza y ganó las tres primeras manos sin despeinarse. Las partidas son cortas, entretenidas y la verdad es que resulta divertido (igual muy ético no, pero… es un juego).

alt_virus_4

La idea del juego es de unos emprendedores españoles y lo podéis comprar directamente en su web. Además, al ser un juego de cartas, tiene el tamaño ideal para llevarlo de viaje o a alguna comida familiar en la que los niños acaban antes que los mayores.

Espero haberos “contagiado” el interés por este nuevo juego, la verdad es que merece la pena

Que paséis buen fin de semana

Anuncios

Postales viajeras para niños

En mi afán por hacer con los gamusinos cosas diferentes, el otro día se me ocurrió sumarnos al proyecto Postales Viajeras para niños que organizaba Vitaminade.

No se vuestros hijos pero los míos, salvo una carta que escribieron como trabajo del cole no suelen recibir ninguna. Alguna en navidad y poco más. Además, otra de las partes que más me gustaba de este proyecto es que escriben a niños de otros lugares, que no conocen, con lo que se suma el aliciente de sorprender a nuevos amigos.

postalesviajeras_1.min

Junto con la dirección, recibimos algunos datos de las prsons que iban a recibir las postales así que el Gamusino mayor decidió que quería hacer una postal casera utilizando Hamma Beads y el pequeño de los gamusinos quiso pintar con acuarelas la suya.

ALT_postalesviajerasniños_2.minCon el fin de que le saliera muy bien, trazó unas líneas rectas para evitar torcerse y la escribio antes de que pegaramos los zorritos de cuentas que hizo el sólo fijándose en una imagen de Pinterest. Como Mateo no sabe escribir, sólo poner su nombre, me limite a escribir lo que él me dictaba.

ALT_postalesviajeras_4.min

Este fue el resultado de las dos que preparamos

ALT_postalesviajeras_5.min

ya están en el buzón. Si vosotros también queréis participar, sólo tenéis que apuntaros en el blog de Vitamina de. La idea, como ella misma explica es que sean ellos quienes tomen las decisiones y preparen qué es lo que quieren enviar. Pero una cosa, si lo hacéis, sed serios y enviad la carta a las personas que os corresponden, de otra manera, alguien se llevará una desilusión.A raíz de esta iniciativa descubrí también otra super chula: Cuentos por correo.

Se trata de una idea de Raquel Díaz, que un día ealizó un juego-experimento con sus hijos: escribió un cuento y lo dividió en ocho partes. Dibujó la ilustración de la historia en una gran cartulina y la dividió en otros ocho fragmentos. Posteriormente transcribió cada entrega del cuento en la parte trasera de cada trozo de ilustración y las fue enviando por correo a sus hijos, una cada día. Si queréis, no tenéis más que pedirlo en la web de Cuentos por Correo y en sólo 8 entregas recibirás en casa una historia para leer con los niños. Me parece una idea genial para regalar en el colegio para que el profe se lo lea a los peques en clase.

¿qué os ha parecido? Os gustaría vovler a recibir cartas?