Una de vermú casero

Los reyes, que me conoce bien, me trajeron este año un kit para hacer mi propio vermú.

Vermú casero

 

Aunque ahora esta de moda entre los modernos la verdad es que yo soy muy del vermú, sobre todo los meses de invierno cuando tomarte una caña o una cerveza fresca se me hace más cuesta arriba. Y si voy a un bar y tienen vermú de barril ya me han ganado para siempre.

El regalo en cuestión consiste en un kit que trae todo lo necesario para hacerte tu propio vermú en casa y lo podéis encontrar en www.lamassala.es . Para elaborarlo necesitáis además comprar una botella de vino blanco seco .

Debe de estarse poniendo de moda porque hasta en El Comidista le han dedicado un post al asunto

alt_vermu_2

Al contrario que otros kits para hacer cosas -cerveza, ginebra….- este es sencillísimo. Para empezar, tenéis que machacar en un mortero la mezcla de especias que incluye. Por lo visto, para que un vermú tenga su punto dulzón, la cantidad exacta de especias que debe incluir es la clave ya que de otra manera quedará muy amargo. Aquí sólo tenéis que vaciar el botecito en un mortero y machacar.

alt_vermu_3

A continuación rellenáis un saquito que incluyen con las especias machacadas, lo atáis y rellenáis un tarro con el vino seco. Tapáis y lo dejáis en infusión en un sitio fresco durante 5 días. Todos los días es conveniente mover un poco la mezcla.

alt_vermu_4

Transcurridos los cinco días, sacáis la bolsita de las especies, echáis el vino en una jara y añadís el azúcar moreno. Es gracias a este azúcar cómo el vermú adquiere su color rojizo clásico.

alt_vermu_5

Cuando se haya disuelto, añadís sólo 5 ml de aguardiente (yo eché 10 porque me parecía poco).  Colocáis el filtro en la botella que viene en el kit y lo rellenáis con la mezcla.

alt_vermu_6

Lo dejáis reposar 10 dias en la nevera y si es necesario lo volvéis a colar. Yo no lo hice porque me gusta ese aspecto turbio. La verdad es que está riquísimo.

alt_vermu_8

Así que ya sabéis, si queréis hacer un regalo resultón y además para compartir, este kit de vermú es una buena opción. Incluye una etiqueta para que lo bauticéis y pongáis fecha. En teoría aguanta hasta seis meses en la nevera, pero yo creo que el nuestro se nos termina este fin de semana…

Que tengáis buena semana

 

Una lámpara en un tarro de mermelada DIY

Si el viernes dedicábamos tiempo a las manualidades para los más pequeños hoy vamos  a hacer uno para cambiar un poco la decoración de casa en otoño.

Untitled design (3)

Seguro que en un montón de tiendas y revistas de decoración habéis visto lamparas tan chulas como esta

Y con un poco de mañana y unos cuantos materiales eléctricos (yo aquí recurro a marido gamusino) podemos tener la nuestra en un ratito.

Vamos a necesitar un tarro bonito, un casquillo para bombillas, cable, cuerda y un interruptor (todo ello igual lo tenéis por casa o en un bazar os cuesta muy poquito).

alt_masonjarlamp_1

Primero vamos a trabajar en la tapa del tarro. Es el lugar donde tenemos que colocar el casquillo así que lo primero es colocar el casquillo y el hueco para pasar el cable.

alt_masonjarlamp_2

alt_masonjarlamp_3

alt_masonjarlamp_4

Para taladrar el agujero aquí hemos utilizado herramienta pesada pero hay tutoriales que enseñan a hacerlo con clavos y un martillo o incluso con un abrelatas.

Una vez terminado esto, nosotros construimos el cable con una cuerda para darle un aire vintage. En ferreterías ya podéis encontrar cables así pero por no gastar dinero, nosotros vaciamos el interior de la cuerda para quedarnos sólo con el recubrimiento de tela y lo sustituimos por el cable.

alt_masonjarlamp_5

Terminado este paso sólo quedaba conectar los cables al casquillo y poner la bombilla. Hay un montón de tiendas donde podéis encontrar bombillas que imitan las clásicas de filamento y que quedan genial.

alt_masonjarlamp_6

y listo, ya sólo tenéis que pensar dónde colocarla!

alt_masonjarlamp_7

Espero que os haya gustado y que me contéis cómo os ha quedado. Con unas cuantas podéis haceros una lámpara de techo tan chula como esta