Hoy jugamos al Virus

Os voy a contar una cosa: no me gusta jugar a las cartas. Sin embargo, como soy así, contradictoria y veleta, hoy os voy a hablar de un juego que compré este verano después de leer algunas recomendaciones y que la verdad es muy recomendable.

alt_virus_portada

El juego se llama virus. y es, básicamente, un juego de cartas. Uno de los motivos por los que lo compré es porque he descubierto que los juegos de mesa mantienen a mis gamusinos más calmados y es una oportunidad más de aprender con ellos. No llevan muy bien lo de perder, supongo que como casi todos los niños pero la verdad es que con este juego, al resultar tan divertido, no hubo enfandos al termirar y ver quien ganaba.

El planteamiento del juego es curioso: Para ganar hay que lograr construir un cuerpo humano entero y sano. Para evitarlo, el resto de jugadores pueden infrectarlo con virus. Cada organo infectado con dos virus, se tiene que retirar. También hay medicamentos para inmunizarte o curar la infección y otra serie de cartas que te obliga a realizar transplantes, etc.

alt_virus_2

Como os decía, a mí me resultó ameno y eso que no soy muy y a los niños les encantó. Aunque está recomendado para niño a partir de  8 años, la verdad es que Mateo nos dio una paliza y ganó las tres primeras manos sin despeinarse. Las partidas son cortas, entretenidas y la verdad es que resulta divertido (igual muy ético no, pero… es un juego).

alt_virus_4

La idea del juego es de unos emprendedores españoles y lo podéis comprar directamente en su web. Además, al ser un juego de cartas, tiene el tamaño ideal para llevarlo de viaje o a alguna comida familiar en la que los niños acaban antes que los mayores.

Espero haberos “contagiado” el interés por este nuevo juego, la verdad es que merece la pena

Que paséis buen fin de semana

Llega el fin de curso y los regalos personales para los profesores

Buenos días

Como es tradición por estas fechas, en las que el colegio está a punto de acabar, os voy a mostrar una recopilación de regalos fáciles y baratos que podéis preparar con los peques en casa para darles las gracias a sus maestros por todo este año de paciencia y dedicación.

Uno de los más sencillos que he localizado es este

También podéis pintar la maceta con los peques con pintura de tiza y escribir el mensaje en ella

Sólo necesitáis semillas, (las podéis comprar en cualquier supermercado), una maceta de barro e imprimir dos etiquetas, una para la maceta y otra para el sobre craft donde pongamos las semillas. El mensaje: gracias por ayudarme a crecer, ¿ayudas también a estas semillas?

En esta línea también son fáciles y resultones las cosas de comer, como este kit para preparar limonada genial para celebrar que acaban las clases y empieza el veranito

O unas chuches

Las podéis presentar en un bote de cristal o una bolsita, es muy sencillo y para las etiquetas utilizando picmonkey no tardáis ni dos minutos. Nosotros el año pasado le regalamos un kit anti-stress que le gustó un montón:

En esta línea, si sabéis si le gusta el té le podéis preparar algo así

Este kit de playa también es genial

Todos estos regalos los podéis complementara con una lámina casera que podéis hacer utilizando Canva, Pickmonkey o si con alguna de las frases que más repite a los peques.

Seguro que es un regalo personal y que agradecen un montón.

Marchando una de listas

Estos días me ha dado por los libros bonitos y es que, nunca se tienen suficiente y, si además nos sirven para ser más ordenados o trazar un plan parar conseguir algún objetivo, son ideales.

Descubrí Listography por casualidad el año pasado en la tienda de la Fundación Mapfre (que gestiona La Central) y desde entonces tengo pendiente escribir sobre ello. Se trata de cuadernos, a modo de listas de pendientes, que nos permiten anotar un montón de cosas. Su belleza radica, precisamente, en su simplicidad ya que podéis hacerla por vosotros mismos o con vuestros hijos.

Sus autores, cuando lo crearon pretendían desarrollar una herramienta que permitiera elaborar listas y compartirlas de manera colectiva, a modo de autobiografía o diario simplificado. Y la idea me parece genial ya que muchas veces hay personas que quieren hacer un diario o un blog y la pereza les vence. Escribir las cosas en listas es más sencillo en muchas ocasiones.

Los libros que se han editado hasta el momento dan ideas sobre listas a desarrollar – profesiones que te gustaría tener, pelis que has visto, lugares a visitar….-  y además están ilustrados de forma muy cuidada

Mis preferidos son My Future Listography, que nos permite hacer listas con cosas que pensamos para nuestro futuro ( o, como dije antes, el de vuestros hijos), y puede ser un buen y original regalo también para profesores.

Listography for Kids, que puede ser muy divertido – y además les obligamos a practicar inglés- si lo acaban y lo revisamos con el paso de los años

y si sois vosotros los que queréis tener un recuerdo de vuestro peque, hay uno pensado para padres que puede ser un buen regalo para una futura mamá.

Para los viajeros Travel Listography, que permite tener un registro de nuestros viajes realizados y soñados… en fin, que molan mucho y los podéis encontrar en Amazon pero, además, en listography. com podéis crearos un perfil y utilizarlo on line o descargaros la aplicación que han desarrollado para iphone. Puede ayudaros si estáis pensando abrir un blog y no sabéis sobre qué. Hacer listas de cosas que os gusten puede ser un buen principio.

¿os apuntáis a la moda de las listas?

Cocinando entre Gamusinos: Mermelada de moras

mermelada de moras

Benicassim

Hoy comparto con vosotros una de nuestras actividades de verano: subir al Desierto de las Palmas en Benicassim a recoger moras. La verdad es que moras silvestres hay prácticamente en todos los montes de España y en función del clima (en Cantabria, por ejemplo, brotan más tarde, casi en septiembre) podemos recoger este rico fruto morado durante el mes de agosto. Nosotros tenemos una ruta fija que no voy a desvelar no sea que el año que viene, cuando vaya me haya quedado sin moras!

El caso es que después de una tarde de senderismo con nuestros palos (para acercarnos las ramas y apartar las zarzas con más pinchos) y de disfrutar de unas sardinas asadas en la terraza del restaurante del desierto   (que aprovecho para recomendar ya que el trato es genial y los precios, si tenemos encuentra la ubicación y las vistas, no están nada mal) bajamos a casa a preparar nuestra clásica mermelada de moras.

Este año entre toda la familia gamusina hemos recogido 1,8 kilos de moras en apenas un par de horas. No está nada mal. Mi consejo es que cojáis las que estén más maduras, más negras y que dejéis que las que aún están rojas o verdes maduren para los que vengan detrás  y que no dañéis las plantas. También que quitéis allí mismo los “sombreritos” a las moras y así os ahorráis tener que hacerlo en casa.

Los ingredientes son muy sencillos:

moras

azucar

limón

tarros para envasar

Lo primero es lavar bien las moras y pesarlas para calcular la cantidad de azucar que tenemos que emplear. En nuestro caso, al tener casi dos kilos, empleamos 800 gramos de azúcar. La proporción habitual es utilizar la mitad del peso de la fruta en azúcar.

peso

Cuando lo tenemo claro, pesamos y añadimos el azucar y removemos:

azucar mezclarremover

Lo ponemos al fuego, no muy fuerte para que no se agarren las moras con el azucar y removemos. Añadimos a continuación el zumo de un limón.

limon

Normalmente la mermelada está lista en unos 20/30 minutos. Id removiendo de vez en cuando y una vez tenga la textura de “mermelada”, apagáis y envasáis.

rellenar

 Nosotros guardamos tarros durante todo el año para esto. Como veis en la foto, hervimos en una cacerola tarros y tapas para esterilizarlos mientras estamos haciendo la mermelada. Con un cuarto de hora es suficiente y así los tenemos listos para envasar. Con los tarros todavía calientes, los cerramos y ponemos al baño maría para cerrar al vacio.

listo

Hecho esto ya sólo queda etiquetar. El Gamusino suele diseñar la etiqueta todos los años pero, si queréis, podéis utilizar el programa Jam Labelizer y diseñar las vuestras : podéis “bautizar” vuestra mermelada, poner la fecha y los ingredientes así como dónde lo hicisteis, añadir una foto y guardarlo como jpeg o imprimir vuestras propias etiquetas.

etiqueta

Espero que os haya gustado